Moisés Bertoni

1882

Cronista de los Guaranís y

descubridor de la planta de Stevia

Bartomeu Meliá

1932

Jesuita,
Etnólogo, Lingüista

Por Charlotte Eichhorn

Bartomeu Meliá, nació en 1932 en las islas Baleares (España). Es un sacerdote jesuita especializado en etnología y lingüística, y es considerado uno de los mejores expertos aún vivos del pueblo guaraní. Desde 1954 vive en Paraguay y ha pasado largos períodos de tiempo en diferentes comunidades guaraníes. Es autor de varios libros sobre el lenguaje, la cultura, la historia y la espiritualidad del pueblo guaraní. Para el, ellos son los “teólogos de la selva”. 

Bartomeu Meliá:

Mas de sus publicaciones

Moisés Bertoni

Por Charlotte Eichhorn

Moises Bertoni,  agrónomo, meteorólogo y antropólogo, emigró en 1882 con un grupo de agricultores desde los valles pobres del Ticino, Suiza a Misiones, Argentina. Su idea original fue establecer una cooperativa de campesinos. Pero pese a la ayuda de los indígenas, fracasó rotundamente debido al clima, los suelos poco fértiles y sus compañeros de viaje poco convencidos de sus ideas.

Pero no se daba por vencido tan rápido. Con su familia ampliada y los ayudantes indígenas se trasladó a Paraguay, donde trabaja como agrónomo. En 1894 fundó a petición del presidente en Asunción una escuela agrícola pública cuya dirección asume. Gracias a sus contactos políticos pudo comprar una gran extensión de tierras no lejos de las cataratas del Iguazú, y en este predio fundó la colonia “Guillermo Tell”.

Los guaraní, amables habitantes originarios de la región, son rápidamente acogidos por Bertoni. El ve en ellos y en su cultura un ejemplo emblemático de un socialismo anárquico, que en la Europa del siglo 19 era un modelo político muy de moda. “El concepto de propiedad no existe para los guaraní”, escribe Bertoni impresionado: “No se ven a sí mismos como dueños de la tierra, de la naturaleza o de bienes, solo tienen el derecho de usarlos.”

Así fue que Bertoni descubre la hierba dulce, ka’a he é  o stevia. “Un pequeño fragmento de unos pocos milímetros de tamaño deja un sabor dulce en la boca por más de una hora, y con pocas hojas puede endulzarse un café fuerte o un té” anota.

“El concepto de propiedad no existe para los Guaraní”

 

Todo un patriarca, que no siempre considera como prioritarias las necesidades de su familia que tiene que amoldarse sin límites a sus ideas y trabajos científicos, siembra en su parque árboles de todo el mundo. Viaja mucho y comienza con la instalación de un laboratorio y una imprenta para poder publicar sus trabajos científicos. Después de tres décadas de trabajo, fallece en soledad y pobreza, su familia se dispersa por los cuatro vientos y lo olvida.

Por un lado, es visto con recelo por los indígenas por haber divulgado las propiedades de la stevia lo que despertó la curiosidad de todo el mundo. Por el otro lado, lo veneran como cronista de su pueblo.

Los escritos de Bertoni: